Captura de pantalla 2013-08-14 a las 4.32.45
Bogotá, cine, guerra, Uncategorized

Lo que importa recordar (o sobre Vals con Bashir)

Me recuerdo recordándote, recordarte era inventarte. Era soñarte, lo hice al ver la escena de Vals con Bashir en la que el soldado relata el recuerdo de su sueño. Una mujer gigante lo saca de un barco que explota mientras él flota sobre su vientre. Recordamos lo que queremos.

Te recuerdo hermosa, aunque sé que eres bella. Te recuerdo buena, cuando eras odiosa. No recuerdo nuestra historia, recuerdo mi versión. ¿Tú me recuerdas?

¿Recuerdas el libanés que nos vendía cerveza en le segundo piso de su restaurante? Ya sé que fue hace mucho, pero la película me hace recordarlo, me hace pensar, ¿qué recordará él de su país?, ¿qué habrá vivido?. Ciertas cosas de las que nos arrepentimos son tan dolorosas que nuestra misma mente las intenta borrar. Muchos países hacen lo mismo con su historia. El nuestro.

Columnistas que dicen que la peor enfermedad de Colombia es el olvido. Pero recordar es difamar, recordar es ver el pasado en dibujos animados, nuestra historia es solo un sueño que sí pasó.

Recuerdo como en mi versión, siempre soy la víctima. Siempre tuve la razón y siempre fuiste injusta. No recuerdo mis errores o los malos momentos, eso para qué, si los recuerdos son para alegrarse. Recordar es vivir entonces mejor vivir con la sonrisa del todo tiempo pasado fue mejor. Así me lo imagino y así es como quiero que sea, por eso me obligo a no recordar nada más.

No maté a nadie, no participé en batallas, ni fui cómplice de matanzas. No veo noticieros, ni sé en que idioma hablan en Líbano. Ver los recuerdos de un ex-soldado preciosamente dibujados y narrados significan lo mismo que ver los recuerdos por escrito, en libros, enciclopedias  o declaraciones juramentadas. No se pueden creer completos, son solo las piezas que construyen el pasado, que arman esa Historia con la que buscamos esperanzados una identidad. No solo “yo soy yo y mi circunstancia…”, sino que yo soy yo… y mis recuerdos.

Por eso mismo recordar es importante, porque somos lo que recordamos, así todos nos creamos víctimas debemos recordar el por qué lo creemos, espantar la oscura culpa y recordar como fuimos victimarios también. Todos nuestros recuerdos aunque personales y trazados por nosotros mismos, son necesarios, para que no sea el recuerdo de otro, el que creamos como verdadero.

Así que me acuerdo de ti, la única guerra que he vivido, una interior, sin muertos pero con dolor, recuerdo sentirlo gracias a ti. Sin embargo no puedo recordar por ti, no puedo acordarme cuando fue mi culpa. Por lo cual me rindo, no a las imágenes, como en el final de la película, que cae ante el lente, como si fuera más confiable que el lápiz, no. Me rindo al olvido.

Además, no tengo imágenes de mis recuerdos, no tengo grabaciones, y los .jpg no son garantía. No hay a quien preguntarle porque solo combatimos tu y yo. Entonces escribo esto, no para recordar sino más bien para pedir perdón, perdóname por haber olvidado la mitad.

Nunca existirá nuestro recuerdo.

https://twitter.com/felipeperea/status/359499873969651712

Aloysius Alzheimer

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2012/09/120913_farc_entrevista_bbc_rodrigo_granda_colombia_jp.shtml

Estándar

2 thoughts on “Lo que importa recordar (o sobre Vals con Bashir)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s