bill-murray-steals-a-bike-rushmore
american empirical pictures, cine, Uncategorized, wes anderson

El amor platónico. (sobre Rushmore)

—¿Se acuerda de la vieja de Trigo?

—¿La del culo?

—Sí, esa!

—Obvio, ¿qué pasó?

—Ahora vende herbalife, me agregó a Facebook y se la pasa invitándome a reuniones de esas.

—Jaja marica, ¿cómo así? ¿Se hablan?

—Pues me invita a cosas de esas, ¿qué hago?

—¿Cómo que qué hace? Ni que fuera a ir.

—Pues… no sé.

—¿Me lo jura? ¿Usted sería capaz de ir a una vaina de esas? Tiene huevo.

—Es que usted no me entiende, esa vieja era mi amor platónico en el colegio. Yo hacía lo que fuera por ella. Sabía donde vivía y todo.

—No le creo. ¿se ha visto Rushmore?

—Sí, pero ¿qué tiene que ver? Primero, la vida no es una película hipster, y segundo, yo no era tan huevón.

—Era peor.

—Cállese!, además Rushmore se trata de todas esas cosas indies, como aceptarse uno mismo, madurar, no rendirse y dejar de pretender.

—Chistoso que una película que tanto le guste a los hipsters les de tan duro.

—Si ve, no es solo amor.

—No niegue la parte del romance.

—Es que para mí, esa película cuenta con una sobre-exposición de cosas. Muchos temas revueltos. El lado tierno del papá. El amiguito pequeño. El escosés. La historia entera es irregular, hace creer que se acabó pero nada. Es incómodo. Pero hay un personaje que me causa intriga: Bill Murray.

—Grande.

—Obvio, pero ¿se dio cuenta como la película gira en torno a él? Desde el primer frame, con el retrato de la familia y luego del sueño de Max viene el discurso en el colegio. Le preguntan de Vietnam y dice que estuvo en la mierda, o cuando la profesora dice que se odia a si mismo. Hasta al final, con la obra y el primer plano en que se ve llorar.

—Oiga sí. O lo del agua… el clavado, se queda ahí, sentado en el fondo, como un escape. Cuando llega al hotel pregunta por la piscina.

—Mi plano favorito es verlo salir del carro, cigarrillo, gafas y la pinza en el hombro. Tremenda cámara lenta.

—El mío es cuando se levanta con el puño arriba después de la obra. Redención pura.

—Si ve que Rushmore es más que amor platónico.

—Bueno… en fin, ¿va a ir a donde la profe o no?

—Claro que voy. Voy a por venganza. Igualito que en Rushmore.

—Eso sí. Rushmore es pura venganza.

Daniel roto

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s