Bogotá, cine, Pintura, Rembrandt

Oscuridad (o sobre Rembrandt (1936))

Luego de tomar mi primera fotografía “conciente” a un pato, con una vieja canon de rollo, entendí que las imágenes iban a ser determinantes y trascendentales en mi vida. El impulso por crearlas, capturarlas y sentirlas nació en mí.

Justo después di con la muestra de pintura más impresionante con la que nunca antes me había encontrado. Hombre con yelmo dorado ese es el nombre de una de las imágenes que me van a acompañar hasta mi muerte.

La impresión que me dejó dicha obra fue devastadora, me hizo entender como unos simples colores podían transmitir absolutamente todo. Más que una película, que un trilogía, más que muchas sagas, ese cuadro me hacía recrear millones de historias en un solo segundo.

Sencillamente me habló. Con su oscuridad, con ese poder supremo sobre las tinieblas, Rembrandt le habló a una persona dentro de mí que yo ni siquiera había conocido.

Decía Werner en su documental sobre una cueva en Francia que aquellos pintores primigenios que intentaron representar el movimiento de un búfalo pintándolo varias veces consecutivas, era protocine. Pues Rembrandt en su cuadro del yelmo inventa el cine. Esa simple imagen ostenta todo el poder narrativo y sentimental, abstracto pero poético, irregular pero aterrador de las películas.

Ese par de pinceladas que representan unos ojos me impresionaron en tal medida que no encuentro una descripción mas acertada de la derrota, de la condición humana y del fin de la vida, que esa mirada. Es el gesto de la desolación más pura.

Por eso en la película de Alexander Korda el Rembrandt de Charles Laughton dice en un momento que es un especialista en leer rostros, y tiene toda la razón, pero no solo eso, también es un especialista en producirlos, no solo como dibujos sino que los arroja desde el profundo negro hasta el espectador. Es ahí donde más me sentí identificado con la película, cuando Rembrandt pinta a Hendrickje y dice que no la ve con ojos de hombre sino que la ve como el agua, como el aire o como al luz. Eso es Rembrandt, él no ve, él absorbe.

Y justo cuando estaba totalmente satisfecho con la película llega ese monólogo final que me abrió de nuevo un camino para conocer. Una explicación no pedida y que es realmente difícil de dar. Intentar explicar el instinto del artista, ese impulso esencial por producir imágenes, y entre Korda y Laughton lo lograron de la manera más sencilla, a través de mismo Rembrandt. Así como su hombre con yelmo dorado, nada en el mundo me hará olvidar su monólogo sobre la vanidad. Esas palabras y sus cuadros son los únicos que nos dan una idea de como un solo hombre tuvo tanto control sobre la oscuridad, sobre como Rembrandt antes que ningún otro es el poeta de la penumbra.

  • Rembrandt from felipe perea on Vimeo.

  • Apostilla: Al parecer Rembrandt no pintó el cuadro al que me refiero, salió de su taller pero se desconoce el autor como se desconoce al año exacto de su realización. Aún mejor.

    Segunda Apostilla: En mi casa compraron una bibla, una grande, la pusieron en un altar en la sala, como si la fueran a leer. Me incomodaba, me incomodaba mucho, aunque en mi casa son religiosos, gracias a los dioses no son hinchas. Decidieron dejarla abierta recibiendo polvo en la parte de los salmos, una de las que más detesto personalmente. Como buen niño la revisé en busca de lo que todos buscamos en un libro, dibujos. Sin embargo me encontré con la sorpresa que está ilustrada con las pinturas y grabados del holandés más importante. Ahora me hace muy feliz su presencia, dejo abiertas sus páginas en alguna de sus pinturas y siento como mi casa se llena de esa oscuridad, penumbra y tristeza que solo Rembrandt puede ofrecer. Tanto, que luego de instalar el perfil de cinestyle a mi cámara lo primero que grabé fue su maravillosa presencia en mí (hogar).

    Aquí la obra pero reinterpretada por el publicista mayor.

    Aquí la obra pero interpretada por el publicista mayor.

    About these ads
    Estándar

    Deja un comentario

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s