Albur

La Despedida 2.

No ha aparecido el dueño del libro. (Como era de esperarse)
Llegué a la segunda cita.

 

Porque los momentos en los que él se veía reflejado en el rostro doliente de ella eran los únicos en los que ella podía estar más o menos segura de que no había otra mujer que compitiera con ella en la cabeza de él.

 

 
Porque esa hermosísima señora temía a las mujeres y las veía por todas partes.

 

 

 

 

Estándar
Albur

La Despedida (Un servicio social)

Faltaba poco para ser las cinco de la tarde, la calle 92 con carrera 14, Bogotá estaba colmada de personas saliendo de sus trabajos. Incluso tuve un desafortunado encuentro con un antiguo compañero de clases que me preguntó si salía del trabajo, para no alargar el incomodo encuentro asentí y continué. Un día gris pero cálido, con un atardecer prematuro y amarillo que no alcanzaba a iluminar la mitad del cielo.
Mientras caminaba pensaba que hacía varias cuadras que había comprado lo que estaba buscando, entonces. ¿Por qué seguía caminando? No tenía la menor idea. La respuesta inmediata es que no quería regresar a mi casa, pero estaba equivocada, sí quería, era el cumpleaños de mi abuela. Incluso en una de mis manos llevaba el regalo que había comprado para ella. Entonces, de nuevo ¿Por qué?

El viento no corría con fuerza. Uno de los edificios de vidrio tenía una ventana abierta, no era la única, ni llamaba particularmente la atención. No había una razón aparente para que eso sucediera. De ella empezaron a volar hojas de papel hacia la calle, eran suficientes para ser vistas desde la distancia. Parecían esos papeles que lanzan en los desfiles gringos, pero más grandes, no tantos y desde una sola ventana. Tal vez solo era una forma inadecuada de tirar la basura. De cualquier forma, me quede mirando a las hojas luchar contra la gravedad y mantenerse flotando a su voluntad.
Mis ojos seguían al viento que los papeles hacían visible, hasta que un objeto diferente salió disparado de la ventana con una caída completamente distinta. Radical, decidida, curva, una hoja diferente cayó al suelo. Era una hoja con peso, más pequeña, definitivamente no blanca. Mi atención se despertó como un perro con el sonido de unas llaves. Tenía que saber qué era lo que había salido de esa ventana, con unos pasos lo alcancé, era un libro.

Había caído en medio del anden, su portada arriba, lo rodeé con mis pies para que nadie lo pisara o me lo quitara antes. Aunque nadie parecía haber notado su caída. Lo primero que vi fue la cuadricula blanco y negra que formaba un marco. Luego la notoria Q de Tusquest. Ya en mis manos me di cuenta que se trataba de “La Despedida” novela de Milan Kundera. Mire hacia la ventana, nadie se asomó, esperé unos minutos y nada pasó, nadie bajó ni salió del edificio. Ni siquiera se veía algún portero en la entrada para dejarlo con él.
Revisé el libro, no estaba marcado, sí parecía tener varias lecturas, los bordes doblados y las hojas amarillas, manchas, olor, además de varios tachones y partes subrayadas. Había sido estudiado con detenimiento.
De Kundera solo pude terminar de leer el libro que todos conocen y uno que otro escrito por internet, no es que atrape inmensamente mi atención. Tampoco me produce desprecio. Empecé a leer en medio de la calle.
Llevaba diez páginas y la intriga abría las primeras puertas en mi cabeza, si iba a devolver aquel libro sería únicamente cuando lo leyera todo. Me fui de ahí y llegue a mi casa, 32 páginas en total.

La historia va muy bien, sin embargo el libro también tiene su propia historia, así que aprovecho éste, mi único espacio de expresión “público” para informarle al dueño del libro que voló desde un sexto piso en la 92 con 14 que yo lo tengo. Lo estoy leyendo, con gusto lo devolveré sí me demuestra que es suyo o si por alguna artimaña de la suerte estas palabras llegasen a él. Entiendo que el artefacto pueda ser preciado, pero en este caso al ser un libro que, puedo decir, me cayó del cielo a los pies. Voy a cobrar una recompensa.

Antes de devolverlo quiero saber, el por qué una novela de un novelista checo-francés terminó por los aires una tarde en Bogotá. ¿Fue accidental? ¿Premeditado? Solo retornaré el libro si recibo la respuesta.

Para hacer más fácil el reencuentro del libro con su dueño, me he decidido a reescribir las partes subrayadas cada vez que en mi lectura me encuentre con alguna. Seguramente las reconocerá.

 

 

El miedo de ser acusado de tomar parte en un asesinato no era menor que el miedo a ser acusado de paternidad.

 

Kundera

 

 

Estándar
Albur

Quizá

Su voz transmitía una falsa inocencia.

—¿A qué edad te quieres casar? —me preguntó.
—A los 31 años —respondí.
—¿Por qué a los 31 años? —me volvió a preguntar.
—Porque es la mitad de la vida ¿no? —dije.
—Te piensas morir a los 62 ¿o qué?
—No creo, pero después de eso ¿ya no se vive no? solo se recuerda.
Quizá no llegue a los 31 años. —le contesté.

 

 
Su rostro se inclinó al encender un cigarrillo. Cruzamos miradas. Seguimos nuestro camino.

Estándar
cine

Suspiro

 

亀の甲より年の功 

 

Es fácil, incluso lógico entender por qué Hayao lloró en la presentación de Kaze Tachinu (The Wind Rises). En su última película el dibujante hace algo diferente al resto. Cada una de sus antecesoras son inhalaciones. Ficciones que nacen para ser aspiradas. Aroma.
The Wind Rises es distinta, es exhalación. Suspiro.

De los elementos, Miyazaki es el aire.
Naturalmente, se respira.

On Your Mark & Castles in the Air (CHAGE & ASKA PV) from ala sunder on Vimeo.

 

 

 


 

Apostilla: Que hermoso es volver al blog, llevaba tiempo sin hacerlo, además había dejado ese espantoso lunar que es la entrada anterior. Infecté al blog con la nauseabunda política (pronta y lastimosamente lo seguiré haciendo) ya era necesario poner algo de real importancia para que se dejara abajo lo anterior. Algo sobre cine.
Segunda Apostilla: Esta vez creo que me has dejado completamente desvalido. No lo esperaba. Hace mucho no lo sentía. Esa sensación de inferioridad abismal que existe exclusivamente contigo. Sigues siendo la misma.

 

Estándar
Palacio Liévano
Bogotá, Francia, Humor

Propaganda en mi celular

El siguiente texto llegó a mi teléfono celular el día de hoy 9 de marzo del 2014. Día de las elecciones para la cámara y el Senado de Colombia.

Con mucha vergüenza comparto este mensaje enviado por un miembro de las fuerzas militares de mi país a manera de texto grupal. Me parece importante compartirlo aquí y hacerlo público ya que seguramente a las personas a las que llegó tienen vínculos militares, como yo. Este blog que estoy seguro no ha leído ni leerá ninguna persona vinculada a las fuerzas armadas tiene un público distinto y es posible que no tengan al oportunidad de recibir un mensaje como estos. Sin importar sus preferencias políticas, me parece rescatable que el que escribió estas líneas propagandísticas usa unos términos como:

“Salvemos” “enemigos” “mermeladita” “gloriosa estirpe” “castrochavismocomunismo“morir”

Esta propaganda aunque posiblemente válida se toma el derecho de hablar por los militares e insistir en que voten por un partido que sin lugar a dudas les beneficia. Incluso está firmado por “La Reserva activa Militar-Policial”  (???)

Puede que las ideas de ese texto sean acordes con su forma de pensar, puede que aplique lo que dice en él, pero me gustaría que reflexionen en la manera en que el autor o autores de este texto tienen una visión radical y visiblemente extrema en cuanto a su decisión electoral. Parece que no es una entidad del estado haciendo política pero su mensaje si está muy ligado a una de las instituciones más grandes y poderosas del país. Si este mensaje refleja en algo la posición y sensaciones que tiene esta institución frente al actual gobierno y a las elecciones. Teniendo en cuenta que el máximo Comandante en jefe es el Presidente de la República. El descontento de los militares apoyando a la oposición es casi una forma de sublevación ante su jefe natural. Lo que me lleva a recordar como los militares en muchas ocasiones actúan frente a esta inconformidad. Está vez al menos están incitando al voto. Incluso parece (según los reportes de esta hora) que sus votos y su propaganda funcionaron perfectamente.

Transcribo el texto exacto como llegó a mi teléfono.

En cuanto a mí, que tengo ideales (?) muy diferentes a los que encarna este mensaje cada vez que lo leo, encuentro una de las más finas muestras de humor que han podido llegar a mi manos con respecto a la política. Al ser este mi blog y estar dedicado a mis intereses que a primera vista parecen lejanos a la política, si están bastante relacionados con temas como el humor. Para mí el humor es una de las formas más importantes de relación entre los seres humanos. Así que con ustedes, un chiste:

“MILITARES VENCER O MORIR
Salvemos a Colombia, a nuestros hijos y a nuestros nietos. Seremos capaces? Sí.
Diez razones para votar por el Presidente Uribe Centro Democrático para Senado y Cámara.
1. Hoy nuestros verdaderos enemigos son: El Tiempo, Revista Semana, Cepeda, Piedad, Partido Liberal, Polo, Progresistas, Fiscalía, Bejarano, Petro, poder judicial y…. otros. Nos derrotarán? Nunca.
2. Después de la guerrilla, la delincuencia común y el narcotráfico quien más ha dado de baja Oficiales de las Fuerzas Militares y de Policía ha sido Juan Manuel Santos. Y seguirá si lo reelegimos. Será por mandato de las FARC? Continuará con sus remezones si lo reelegimos.
3. Saben quién es uno de los mayores accionistas de nuestros enemigos Revista Semana y El Tiempo? Juan Manuel Santos.
4. Se acuerdan de la propaganda que le hizo El Tiempo al M-19? La publicó y la ideó Juan Manuel Santos para su hermanito Enrique fundador e ideólogo del M-19. Hoy ideólogo del actual proceso de paz con Sergio Jaramillo: Qué belleza de dupla: Presidente y hermanito guerrillero.
5. Saben quiénes son los nuevos Ministros para continuar la obra de acabarnos? Defensa: Juan Fernando Cristo. Gobierno: Sergio Jaramillo.
6. Si el Uribismo, el Conservatismo bueno, los Uribistas no encuestados y la familia Militar-Policial, somos capaces de sacar mayoría en el Congreso, se salva Colombia, Si esto no sucede a partir del 10 de Marzo del 2014 entramos al castrochavismocomunismo del Siglo XXI. Dentro de dos años estaremos peor que Venezuela.
7. No voten por el Liberalismo, Cambio Radical y Partido de la U. Son los partidos merlemados de Santos peores con su tal Mesa de UNIDAD NACIONAL que el famoso y macabro “Frente Nacional”
8. Petro le debe y agradece la alcaldía a Santos. Porque? Gran jugada de póker. Dividió (Consejo de JJ Rendón) el total de votos posibles entre: Mockus- Peñalosa-Luna-Galán-Parody y otros. A Luna, Parody y Galán les pagó con mermelada. Aplicó él “divide y reinarás” de las FARC
9. Si vota la familia Militar-Policial de activos, reserva activa y amigos y sacamos un Congreso ojalá mayoritario. Salvamos a Colombia y a nuestras familias.
10. Si no lo hacemos con los votos, el 9 de marzo, nos darán un mermeladita: Sueldo menor, primas de Junio y Diciembre anuladas, salud a la Ley 100, cárcel para la mayoría de nosotros (Vean Argentina, Chile, Brasil, Uruguay, otros), disminución la Fuerza Pública y nacimiento de las Misiones FARC (Ver Venezuela y otras cosas más).
Fácil y crucial: Votar por el Centro Democrático. Ojo: Al recibir el tarjetón de Senado marque X en Centro Democrático, igual en el tarjetón de Cámara.
El 9 de marzo renace Colombia, ganarán los verdaderos demócratas y la gloriosa estirpe Militar-policial.
Dios nos ayude.
Reserva activa Militar-Policial
Favor reenviar a toda Colombia.”

Dice reenviar a toda Colombia, en eso contribuyo. Aprovecho para agradecer a las personas que leen mi blog que en su mayoría provienen de Bogotá también hay gran cantidad de España, México, Argentina y Japón (!!!!!!)
Pues si mis lectores son de tan variados parajes les comparto aquí una de las situaciones que suceden en mi país. Sean bienvenidos a comentar.

Estándar
guerín sol low 001
cine

¿Basta con ver? (Dos charlas con José Luis Guerín)

Lo que a algunos les produce una indiferencia natural para otros es el lugar en donde depositan muchos de sus afectos. Y en el profundo afecto por la realidad es donde se pueden encontrar personalidades como la de Guerín. La única idea de lo que para Guerín significa la realidad solo la podemos hacer a partir de su obra, en sus charlas a lo máximo que llegamos es a comprender cuanto la aprecia.

“La realidad jamás te decepciona, si sabes verla con respeto la realidad jamás te decepciona”

El cine como escritura, no como literatura como escritura. Una posibilidad mayor y más grande donde lo que se gesta entre el lente, el cineasta y la realidad es un producto de pura creación. Podría decir Fellini que el verdadero realista es el visionario, podría haberlo dicho cualquiera, lo cierto es que en la mirada de algunos la realidad luce fantástica, única, otra. Es la visión individual la que define al cineasta. Lo que decida apreciar de la realidad a través de su cámara adopta luego en la pantalla la categoría de “lo que el autor ve” “lo que muestra/oculta” o en términos de Guerín “lo que pesca”.
Muchos artistas visuales y cineastas claman en cada charla y hasta en sus obras por afiliados a sus ideas, otros menos, son capaces de aplacar su ambición y proponerse el reto de verse a través de las imágenes que capturan. La sutil voz(mirada) de Guerín es la misma de un artesano empeñado en, a través de su oficio, saldar pendientes con él mismo. O proponerse más.

José Luis Guerín y Luis Ospina

José Luis Guerín y Luis Ospina

Su diálogo interno y personal se muestra más trasparente y más hasta universal que cualquier otro discurso colectivo. Si el oficio de Guerín es el de ver. Si intenta afrontarlo como una ocupación desprendida de prejuicios y alardes. Si apela al conocimiento de la historia como base mínima. Si revela profundo afecto por la imagen, el lenguaje, la cámara como artefacto expresivo. Lo que nos vamos a encontrar es con la mirada más honrada de un creador.

Honor que un artífice así comparta nuestro idioma.

 

 

También en: Medium

 

 

Estándar
cine

El Acto (o sobre El Rito 1969)

Un hombre que dijo que su mujer era el teatro y su amante el cine, quien en sus obras hace una constante demostración de ello. Ernst Ingmar Bergman.


En mi memoria se hace imposible encontrar algún otro cineasta que haya capturado tan fielmente el concepto de oscuridad. Física y humana.
En “Fanny y Alexander” Bergman se autorretrata como un pequeño niño jugando con un teatro de figurines, en “El Rito” hace lo mismo, solo que en vez de juguetes, esta vez son actores. Cuatro en toda la película. Algunos de ellos ni siquiera alcanzamos a ver completamente ya que muchas partes de la obra son planos medios y otros primeros planos que son constantes, repentinos y potentes.

Algo que sí está más presente en mi memoria son ciertas clases de mi infancia en que numerosos profesores con absurda frustración intentaban enseñarme a mí y a otros monigotes lo que era hacer teatro. Éramos unos seres tan malogrados que no había forma que llegáramos a nada siquiera aceptable. No fue nunca culpa de los maestros, ellos intentaron todo, el ejercicio, la danza, la parodia, la comedia, la teoría, todos fallos estrepitosos.
Hasta que un buen día intentaron con nosotros la estrategia del teatro del absurdo.
Ahora (siempre) hablo solo por mí, funcionó.
Leer a Ionesco fue transformador, seguirlo e imitarlo fue doloroso y emocionante. Sin ser un experto en el tema entendí como el actuar es una de las actividades humanas más arduas y laberínticas en las que se puede caer por voluntad ¿vocación?. 

Mishima, close up.

Mishima, close up.

En esa inducción vino uno de los problemas fundamentales, la expresión corporal y la simulación del sentimiento. Al principio con el burdo conocimiento que tenía, pensaba en la expresión corporal como actos del cuello hacía abajo (Jean-Gaspard Deburau ratificaría lo contrario). Luego comprendí que el rostro también hace parte de la corporeidad. El gesto, la mueca, la emoción, casi todas tienen en el rostro su herramienta más afilada. “El Rito” que empieza con un primer plano y termina con otro del mismo actor aunque completamente diferentes, se sospecha la habilidad de Bergman para contar en una película de mucha sencillez y nada de simpleza el complejo acto de actuar. 

Me, close up.  (Selfie)

Me, close up.
(Selfie)

También en: Medium

Estándar